4 razones por las que nunca es tarde para aprender un idioma

Hace décadas la neurociencia descubrió un proceso denominado neuroplasticidad, el cual se refiere a la capacidad del cerebro de adaptarse y cambiar como resultado de la experiencia. Este fenómeno comienza en el desarrollo temprano, mientras que al llegar la madurez, la curva de aprendizaje se aplana y desciende progresivamente. Sin embargo, este proceso se mantiene activo durante toda la vida.

Por lo tanto, el aprender un idioma estando en cualquier etapa es completamente factible. Estas son 4 razones por las que nunca es tarde para aprender un idioma:

  1. Experiencia en las metodologías de estudio

Al tener una edad avanzada se adquiere experiencia y un mejor uso de la metacognición, es decir, las técnicas y habilidades que se poseen para aprender.

Debido a esto y a la aplicación de estrategias de aprendizaje ya adquiridas, es posible que se presente una disminución de la complejidad en la asimilación de nuevos conocimientos.

  1. Facilidad en incorporar un vocabulario

Para los adultos, resulta más fácil incorporar un vocabulario extranjero que aprender sus relaciones de sintaxis, debido a que su abanico de palabras adquiridas a lo largo de los años es mucho más amplio que el de personas jóvenes.

Este conocimiento es muy importante cuando se aprende otro idioma, especialmente si comparte similitudes con la lengua nativa, ya que los adultos tienen la capacidad de interpretar de mejor manera las diferencias y similitudes.

  1. La importancia de la lectura

Es muy probable que si eres un buen lector en tu idioma nativo, lo seas en un idioma extranjero. Para los adultos lo anterior representa una ventaja ya que les resulta más fácil aplicar habilidades preexistentes a conocimientos nuevos que se tratan de adquirir. Es así como la lectura es un área en donde los adultos están aventajados al aprender en una academia de idiomas.

  1. Asimilación de conceptos

Se ha demostrado que los adultos aprenden aspectos conceptuales de un nuevo idioma con mejores resultados que personas jóvenes. 

Aunque los niños pueden reproducir frases con un acento más natural que los adultos, estos últimos pueden comprender mejor los conceptos e ideas de un nuevo idioma.

Aprender en una academia de idiomas es una alternativa que puedes tomar a cualquier edad. En Aston School ofrecemos clases particulares a la medida de tus necesidades, para aprender de forma rápida y efectiva, con profesores nativos en las dependencias de la institución o a domicilio.

 

Autor: Aston School

Post relacionados: